Dios cuida a todos aquellos que llama a ser Sacerdotes

Documento sin título

Si algún varón bautizado siente con sinceridad esta llamada de Dios al Sacerdocio dentro de su contexto familiar y cristiano

Un saludo fraterno a todos nuestros lectores. Soy el P. Luis E. Vite R., nací en la Ciudad de México hace 39 años. Fui ordenado Sacerdote el 14 de mayo de 2005 en la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe. Fui educado en un contexto familiar cristiano donde mis padres, Tachito y Nena, procuraron con amor y empeño la enseñanza y ejemplo de la fe católica.

Aproximadamente, a los diez años de edad, me integré al grupo de acólitos, en ese momento naciente, en la parroquia de San Pablo Apóstol de las Naciones, col. Ejército de Oriente IV secc., VII Vicaría. Mi niñez y adolescencia fue vivida en el ambiente familiar, parroquial y deportivo con alegría, iniciándose así la llamada de Dios al Sacerdocio Ministerial.

Mis estudios de preparatoria los realicé en la Universidad de Guadalajara, lugar donde pude desarrollar mi afectividad y autoestima, ya que Dios me fortaleció en ese momento, a través del básquetbol y empleo laboral, para enriquecer mis relaciones interpersonales a pesar de ser un chilango en una ciudad donde no somos aceptados.

Habiendo concluido la preparatoria, regresé a la Ciudad de México en 1996 e ingresé al Seminario Conciliar de México, siendo las primeras dos semanas de mucha confrontación personal, aunque en vías de madurez, por la independencia a mis padres. Todo mi desarrollo y proceso formativo fue muy favorable gracias a los padres formadores, compañeros seminaristas y comunidades parroquiales de apostolado, quienes intervinieron en mi etapa de seminarista.

El 12 de junio de 2004 fui ordenado diácono y destinado como prefecto de disciplina al Seminario Menor, casa Huipulco. Al haber cumplido un año como Sacerdote, fui enviado como vicario parroquial a la Inmaculada Concepción y, después, San Juan Bautista, ambas parroquias de la VII Vicaría. En 2009, Mons. Víctor Sánchez Espinosa, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México en aquel momento, me confió la Rectoría del Sagrado Corazón de Jesús, Paraje Zacatepec, comunidad que fortaleció grandemente el Ministerio recibido al ser una feligresía cercana y trabajadora desde la consciencia bautismal.

Quiero resaltar que Mons. Víctor Sánchez intervino como pastor y padre en un momento crucial de mi Sacerdocio, por lo que le agradezco inmensamente. En el verano de 2011, el Sr. Cardenal Don Norberto Rivera, me envió nuevamente al Seminario como prefecto de disciplina de 1º de Filosofía en casa Tlalpan, ministerio que hasta la fecha desempeño.

Al compartir brevemente este recorrido histórico vocacional, vuelvo a experimentar cómo Dios va cuidando, en todas las etapas de la vida, a todos aquéllos que Él llama a ser Sacerdotes. Por lo que, si algún varón bautizado siente con sinceridad esta llamada de Dios al Sacerdocio dentro de su contexto familiar y cristiano, no se reserve la respuesta, ya que el Espíritu Santo mostrará el camino para ir madurando la propia persona en disponibilidad de recibir su gracia, hacia la configuración a Cristo Buen Pastor; siempre bajo el amparo de nuestra Madre la Virgen María.

A todos doy gracias por sus oraciones y acciones, a tanta gente de buena voluntad que Dios me ha puesto en este caminar, entre ellos muchos anónimos. Que el Señor les bendiga y les guarde, haga resplandecer su rostro sobre ustedes, les conceda su paz y su misericordia. Así sea.

Fuente: Siame

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses