Hechos de los Apóstoles

Documento sin título

El libro de los Hechos de los Apóstoles fue escrito por el mismo autor del evangelio de Lucas, la coherencia literaria y teológica de los libros justifica la propuesta de la unidad de la obra. El posible lugar de composición es Éfeso hacia el año 90, después del evangelio de san Lucas. Hechos narra la historia de los orígenes del cristianismo, el periodo histórico narrado es desde la ascensión de Jesús al cielo (entre el 30 y 33) hasta la llegada de Pablo a Roma (entre el 58 y 60). El nombre del libro sugiere la actividad de los Doce, sin embargo, sólo entran en acción dos de ellos, Pedro y Juan.

Los personajes a los que les da más importancia el autor son -después de Dios, Jesús y el Espíritu Santo- Pedro quien ocupa buen espacio en la primera parte del libro; a Pablo se le dedica más de la mitad de libro, quizá para decir que Pablo es tan apóstol como Pedro. También hay otros personajes que figuran, pero ellos de manera episódica: Matías, Juan, Esteban, Felipe, Cornelio, Santiago.

La comunidad de Hechos está compuesta por convertidos al cristianismo que viven fraternalmente, celebran reuniones litúrgicas domésticas, tienden a una cierta comunión de bienes, poseen carismas como la profecía y, además, es una iglesia abierta a la misión. La comunidad también padece persecución y contradicciones por parte de los judíos y del imperio romano.

El autor entreteje narraciones, sumarios y discursos, estos últimos son abundantes, casi un tercio de la obra, y los pone en boca de los principales personajes: Pedro, Esteban y Pablo. Para la narración selecciona los sucesos sobre la vida de las comunidades: peripecias de los viajes, controversias, persecuciones, huidas, hechos prodigios… La intención de los sumarios es orientar al lector a fin de que pueda seguir la acción y el curso del pensamiento fundamental.

La estructura del libro la propone el mismo autor en He 1,8 “ustedes recibirán la fuerza del Espíritu Santo; él vendrá sobre ustedes para que sean mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines de la tierra”. Así la primera parte del libro, después de una introducción (1,1-11), está dedicada a la iglesia de Jerusalén (1,12-5,42); después viene la propagación del evangelio de Jerusalén hasta Antioquía (6,1-12,25); en la última parte se narra la propagación del evangelio de Antioquía a Roma (12,26-28,31).

Dicho versículo, además de proponer la estructura, presenta algunos de los temas principales del evangelio de Lucas y del libro de los Hechos, a saber: Espíritu Santo, ser testigos y Jerusalén. La cuidad es el punto de llegada del ministerio de Jesús e inicio de la misión de la iglesia hasta los confines de la tierra, Roma.

Lucas destaca acción del Espíritu Santo a lo largo de la obra, pues todas las actividades de Jesús y de la Iglesia son motivadas por el Espíritu. Para el otro tema, la misión de ser testigos encomendada a los discípulos, el autor se encarga de perfilar a sus testigos según el estilo de Cristo.

Hna. BECERRA MOLINA María del Socorro

Profesora de Teología en la U.C.L.G.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses