La Biblia en nuestra vida

Para el cristiano lo más importante son los cuatro Evangelios, que son el alma de toda la Biblia.

Durante los últimos meses les hemos compartido algunas introducciones sobre la Biblia y los libros contenidos en ella, en este mes y para cerrar con estos temas, hablaremos sobre la mejor forma de hacer uso de la Biblia para poder aplicarla a la vida, sin duda alguna la mejor manera de estudiarla es con la ayuda de alguien especializado para guiarnos acerca de la forma de interpretarla, es de todos sabido que los sacerdotes cuentan con dicha preparación para ayudarnos, por ello nuestra primer recomendación es invitarlos a que asistan asiduamente a Misa, de ser posible diario u al menos cada domingo, pues en ella el sacerdote nos ayuda a comprender alguna de las aplicaciones de la Palabra de Dios en nuestra vida.

En la lectura de la Biblia se suele caer en varios errores, algunos de ellos es querer entenderla a manera de sentimentalismo, lo que generalmente nos lleva a errores de interpretación, puesto que un mismo versículo lo podemos interpretar de manera muy distinta de acuerdo a nuestro estado de ánimo, otro es el hacer de la Biblia un libro de “recetas” el cual abrimos al azar para encontrar posibles respuestas (las respuestas no se buscan así en la Biblia, puesto que es muy probable una mala interpretación) a nuestros problemas.

Algunas sugerencias para tener nuestra Biblia en casa y poder leerla con el propósito de entenderla y poner en práctica en nuestra vida diaria las enseñanzas en ella contenida son:

  • Una Biblia de uso personal: en la que libremente se pueda subrayar los textos más importantes o más significativos en relación con nuestra vida de fe,  poner anotaciones personales o apuntes tomados de cursillos, retiros, libros.
  • Leer y estudiar las Introducciones: Es muy conveniente leer las Introducciones que se ponen a cada libro o a los diversos grupos de libros. La Biblia de Jerusalén es excelente para ello.
  • Leer y meditar la Biblia: A continuación, ya se puede comenzar a leer y a estudiar el texto bíblico. Si es la primera vez que te acercas a la Biblia, te proponemos un itinerario de lectura:

a) Empieza con el Evangelio de San Lucas. En él podrás conocer los rasgos más atrayentes de Jesús de Nazaret, nacido de María.
b) Continúa con el libro de los Hechos de los Apóstoles. Allí podrás ver la hermosa actividad de la Iglesia naciente.
c) Después te recomendamos volver a los Evangelios, primero Marcos, luego el de Mateo y finalmente el de Juan.

Para el cristiano lo más importante son los cuatro Evangelios, que son el alma de toda la Biblia, y luego los otros libros del Nuevo Testamento. Eso ha de ser el objetivo constante de nuestra lectura o estudio. Pero es bueno conocer, siquiera básicamente, el Antiguo Testamento: Génesis, Éxodo, Deuteronomio, Josué, 1 y 2 de Samuel, 1 y 2 de Reyes, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar, Sabiduría, Isaías, Jeremías, Ezequiel, Amós, Miqueas, Jonás.

  • Lectura y meditación de la Biblia: Después de haber leído la introducción de un libro, comienza a leer el texto mismo. No te apresures en leer todo de una vez. Lee solamente un pasaje, o un párrafo. Lee con atención y respeto, abriendo tu corazón a lo que Dios te quiere expresar. Los cursillos bíblicos intensivos, con un buen profesor, son de gran ayuda.

Por ultimo queremos agradecer por su enorme apoyo en nuestra formación, pues una parte de ella se basa precisamente en el estudio de la Biblia para poder en un futuro poder, compartir con ustedes y todo el pueblo santo de Dios lo aprendido y poder orientarlos sobre la lectura de la Biblia.

SANTOS JIMÉNEZ, Hugo Santos
2° de Teología

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses