Etapas de formación

Curso introductorio

Curso introductorio

A esta etapa ingresan los candidatos que habiendo terminado sus estudios de nivel medio superior o del seminario menor, aspiran a  formarse para ser sacerdotes. Se trata de una preparación previa  a los estudios sistemáticos de filosofía y teología. La duración es de un año, a partir del cual los candidatos viven un proceso de acompañamiento, discernimiento, formación y selección vocacional. Se proporciona a los seminaristas una intensa formación humana y espiritual centrada en el misterio de Cristo y de la Iglesia. Se profundiza en el discernimiento vocacional a través de una inicial vivencia comunitaria de reiniciación cristiana. Se ofrece una nivelación  en los conocimientos generales que permitan a los seminaristas afrontar los estudios eclesiásticos futuros. Yse presenta la acción pastoral como una dimensión primordial del  ser y quehacer cristiano, conociendo la realidad de la Arquidiócesis de México.

Filosofía

Filosofía

A esta etapa ingresan quienes habiendo iniciado un proceso de maduración e integración de la propia personalidad en el Curso Introductorio, continúan consolidando su opción al sacerdocio mediante una vivencia de formación humana, espiritual, intelectual, apostólica y vocacional que actualice la experiencia de ser discípulos de Jesús en una comunidad eclesial. Por ello, es una etapa decisiva que comprende tres años de discernimiento para una  opción vocacional madura y definitiva donde se busca potenciar la maduración en la fe, el conocimiento y aceptación de sí mismo, una constante madurez afectiva, y un suficiente desarrollo de una conciencia crítica y dialogante frente a las distintas corrientes de pensamiento.

La filosofía perfecciona su formación humana, consolida su estructura mental y método de estudio, y brinda al seminarista un conocimiento más profundo en las relaciones que existen entre la persona, el mundo y Dios. De esta manera, la etapa filosófica pone las bases racionales de la fe, preparando al seminarista para los estudios teológicos y para la futura acción pastoral a partir del diálogo con la cultura actual.

Teología

Teología

Habiendo consolidado una opción fundamental al sacerdocio en la etapa filosófica, que los lleve a configurarse a imagen de Cristo Sacerdote y Buen Pastor, los candidatos que ingresan a esta etapa se preparan para hacerse aptos en el ejercicio del ministerio sacerdotal buscando consolidar su vida interior,  de oración, de caridad e iniciativa pastoral,  en comunión con la Iglesia, siendo conscientes de las exigencias del ministerio sacerdotal. La experiencia de un encuentro intenso con Cristo, personal y comunitario, llevará a los seminaristas  a la posesión de una firme identidad sacerdotal a través de una formación humana, espiritual, intelectual y pastoral, necesarias para asumir vitalmente la consagración total y definitiva de su existencia al servicio del Reino de Dios mediante el sacramento del Orden Sagrado.

Los estudios teológicos  facultan a los seminaristas para poseer una visión completa y unitaria de las verdades reveladas por Dios en Jesucristo y de la experiencia de fe de la Iglesia. Mediante el estudio de la Palabra de Dios, la Tradición viva de la Iglesia y la enseñanza del Magisterio de la misma, los seminaristas se facultan para abordar los retos pastorales de la Arquidiócesis de México, aplicando sus conocimientos en la práctica pastoral de una comunidad parroquial concreta.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses