Warning: Creating default object from empty value in /home/customer/www/conciliar.mx/public_html/wp-content/themes/salient/nectar/redux-framework/ReduxCore/inc/class.redux_filesystem.php on line 29
LLEGUÉ AL SEMINARIO, DE LA MANO DE LA VIRGEN DE GUADALUPE - El seminario
Echar las redes

LLEGUÉ AL SEMINARIO, DE LA MANO DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

By 5 mayo, 2016 No Comments

Testimonio vocacional de Roberto Gerardo Mora Parra, alumno del Seminario Conciliar de México. Señor: “Hoy te quiero compartir mi historia vocacional, la cual inició cuando era pequeño: mi mamá, mi abuelita y mi tío me llevaban a la Basílica de Guadalupe a escuchar Misa.”

Hola, soy Roberto Gerardo Mora Parra, y me encuentro en la etapa inicial de la formación sacerdotal llamada Curso Introductorio. Hoy te quiero compartir mi historia vocacional, la cual inició cuando era pequeño: mi mamá, mi abuelita y mi tío me llevaban a la Basílica de Guadalupe a escuchar Misa. Me gustaba ver cómo celebraban los sacerdotes en el altar mayor.

Más grande, cuando cursaba la secundaria, acompañado de una maestra, iba a Misa a la Basílica, donde escuchaba la Santa Misa, comulgaba y daba gracias a Dios por un día más de vida que me regalaba.

En la última visita del Papa Juan Pablo II a México, cuando lo vi pasar rumbo al Tepeyac, en la canonización de san Juan Diego, me impresionó mucho su presencia dejando una huella imborrable en mi vida.

En el año 2007, por la gracia de Dios y con el apoyo de Mons. Pedro Agustín Rivera Díaz, ingresé como colaborador en el Templo Expiatorio de Cristo Rey, donde pude conocer a profundidad mi fe y el guadalupanismo, un tema que siempre me había llamado la atención desde niño, y del cual quedé enamorado totalmente.

A lo largo de los ocho años que laboré en el Templo, la cercanía con Jesús Eucaristía, la dulce Señora del Cielo, el acompañamiento de Monseñor Pedro, y mis amigos, confirmé ese deseo de seguir al Señor. Aunque por diversas cuestiones no me atrevía a dar el sí a su llamado.

Después de haberlo meditado y de haber escuchado la voz de Monseñor, mis amigos y varios sacerdotes, un Jueves Santo, después de la Misa Crismal en la Catedral, tomé la decisión de ingresar al Seminario Conciliar, siempre pidiendo la ayuda de Jesús Eucaristía y de Santa María de Guadalupe. Ahora ya no tenía miedo de seguir al Señor, y entrar al Seminario.

Ingresé al Seminario el 13 de agosto de 2015 al Curso Introductorio, el cual estoy por terminar con fe y esperanza de seguir dando una generosa respuesta al Señor en este camino al que me ha invitado a seguir.

En el Seminario he aprendido a orar, a vivir con más fe el Sacrificio Eucarístico y hasta jugar futbol, también he podido conocer muchachos con las mismas inquietudes que yo, y que ahora son mis amigos.

Amigo que lees esta nota, te invito a que si has sentido esa curiosidad, esa necesidad de buscar al Señor, te animes a decir “Sí”, verás que Él no te dejará nunca y te acompañará en todo tu camino. También la Virgen, que es tan buena y nunca nos deja solos en nuestras necesidades, te acompañará y te enseñará a orar como Ella, a ser generoso como Ella fue en la respuesta cuando Dios le dio a conocer sus designios. Acércate a tu párroco para que te instruya de cómo dar esa respuesta al Señor.

Fuente: SIAME