Echar las redes

LOS LIBROS SAPIENCIALES

By 30 marzo, 2017 No Comments

En la catalogación que se realiza de la sagrada escritura (en lo que refiere al Antiguo Testamento) después de los libros históricos continuarán el grupo de los llamados libros poéticos o sapienciales, entre los que van a estar englobados el libro de Job, los salmos, Proverbios, Eclesiastés, El cantar de los cantares, Sabiduría y Eclesiástico.

Son así nombrados como sapienciales debido a las enseñanzas y normas que pueden verse de parte de Dios a su pueblo plasmado en estos textos, es posible que estén datados después del destierro debido a la forma en que se elabora la reflexión sobre la historia del pueblo Israelita, los sufrimientos los castigos y la presencia de Dios en la misma historia del pueblo.

Son atribuidos al rey Salomón, aunque según estudios se cree que sólo algunas partes del libro de los proverbios pueden atribuirse al periodo monárquico, por lo que el resto de los textos estarán puestos como ya he mencionado en el periodo pos exilio y que debió ser recopilada por diversos autores y colocando en un futuro la autoría a Salomón para dar peso a los mismos.

Su fin mira al cómo es que el hombre mira su realidad e iluminado por la fe y la presencia de Dios puede llevar a término las acciones y los proyectos en una mirada de sabiduría (viendo el hombre sabio como aquel que posee el saber teórico y práctico para obrar adecuándose al proyecto de Dios).

En cuanto a su género literario se pueden identificar dos, son el proverbio y la poesía.

La sabiduría bíblica busca a través de una reflexión mostrar el sentido de la vida del hombre, que su sufrimiento y su muerte tenga una verdadera trascendencia para él,  una mirada, unos proyectos y una acciones que se iluminan con la luz de Dios.

Juan pablo II hablara referente a la sabiduría de la siguiente forma:
“La «sabiduría» no es la simple inteligencia o la habilidad práctica, sino más bien la participación en la mente misma de Dios… por tanto, la capacidad de penetrar en el sentido profundo del ser, de la vida y de la historia, yendo más allá de la superficie de las cosas y de los acontecimientos para descubrir el significado último, querido por el Señor”

Es pues claro que esta idea de sabiduría se encuentra lejana de lo que la concepción actual engloba, la modernidad no se siente verdaderamente libre al actuar según la ley de Dios, La vida del hombre  pareciera que cada vez va perdiendo su trascendencia y su sentido. La reflexión de “los sabios” versa más a cosas materiales que a lo trascendente.

Es necesario pues que así como el pueblo de Israel nosotros veamos nuestra historia, nuestros proyectos y poder así a la luz de Dos pedir la sabiduría para su realización, una sabiduría que se hará palpable.

Eduardo López Ramírez
4° de Teología